Casco de moto en un accidente de tráfico: ¿está asegurado?

Comentarios (0) Noticias Seguros

¿Cómo nos protege el casco de moto en el supuesto de sufrir un accidente de tráfico? En situaciones así, ¿qué sucede si se deteriora? ¿El seguro cubre este complemento esencial del equipamiento de los motoristas?

Casco Moto

La seguridad pasiva está conformada por los complementos de protección personal diseñados para minimizar los daños que puedan sufrir los motoristas en los accidentes de tráfico. Hablamos, pues, de un equipamiento en el que el casco de moto juega un papel esencial tanto en ciudad como en carretera.

Pero, ¿por qué el casco de moto es obligatorio? ¿Debe estar homologado? ¿Por qué es tan importante utilizarlo? Y no menos relevante: ¿qué sucede si sufre daños en un siniestro? ¿Está cubierto por el seguro?

Casco de moto: ¿por qué es obligatorio?

Sobre la primera cuestión, la norma que impone la obligatoriedad de este auténtico salvavidas es la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial, cuyo Reglamento General de Circulación deja claro que:

  • Los conductores y pasajeros de motocicletas o motocicletas sin sidecar, de vehículos de tres ruedas y cuadriciclos, de ciclomotores y de vehículos especiales tipo quad deberán utilizar adecuadamente cascos de protección homologados o certificados, según la legislación vigente, cuando circulen tanto en vías urbanas como interurbanas.

Salvo circunstancias excepcionales recogidas en el citado Reglamento –como, por ejemplo, contar con un certificado de exención por razones médicas graves–, el casco de moto es obligatorio. No utilizarlo conlleva una multa y la retirada de tres puntos del carnet de conducir.

¿Un casco de moto debe estar homologado?

Sin embargo, no basta con utilizar un casco cualquiera. Además, el Reglamento General de Circulación especifica que el casco de moto debe estar “homologado o certificado”. Para asegurarse de ello, lo mejor es adquirirlo en un establecimiento de confianza y dejarse aconsejar por sus profesionales.

Los cascos de motorista han de cumplir una serie de requisitos y son sometidos a ensayos exhaustivos. Y su homologación se refleja en la etiqueta, mediante una serie de letras y números, en este orden:

  • Para demostrar que se ajusta a la homologación europea, en la parte superior de la etiqueta debe aparecer la letra E, acompañada de un número, dentro de un círculo. Si el casco ha sido homologado en España, figurará E9.
  • Bajo la letra E y el número correspondiente aparecen cuatro referencias. La primera de ellas (04 o 05) indica bajo qué norma se ha realizado la homologación, siendo la 05 más completa al incluir la prueba de golpe maxilar.
  • A continuación, cuatro números representan el número de homologación del casco.
  • Y a ellos les sigue una letra que identifica el tipo de casco y su nivel de seguridad: P (integral o modular), N/P (modelos que, aun cubriéndola, no protegen la mentonera), J (cascos abiertos de tipo jet) y P/J (autoriza a circular con el casco modular abierto).
  • Por último, otros cuatro dígitos sirven para indicar el número de serie.

Aunque no es habitual, un agente también podría sancionarnos si en un control de tráfico nos solicita que le mostremos la etiqueta del casco de moto y comprueba que la misma refleja una homologación distinta a la europea.

¿Cómo nos protege un casco de moto?

Sobre las características de un casco de motorista, la Dirección General de Tráfico (DGT) señala que, además de contar con una etiqueta de homologación ECE bien visible, tiene que reunir las siguientes:

  • Ha de cubrir la frente por encima de las cejas.
  • No debe moverse ni caer sobre los ojos del motorista o presionar en la frente.
  • Tampoco puede obstaculizar la visión periférica del conductor ni presionar las gafas en caso de hacer uso de ellas.

En cuanto a los tipos de casco de moto existentes, la DGT recomienda usar cascos integrales por su nivel de protección en caso de accidente. Además, disminuyen el ruido del viento en los oídos, evitan los golpes de viento en la cara y los ojos, desvían los insectos y otras partículas, protegen de las condiciones atmosféricas adversas y reducen el cansancio. Los motoristas que no utilicen casco se arriesgan a sufrir:

  • Lesiones faciales.
  • Traumatismo craneal.
  • Abrasiones.
  • Fracturas de cráneo y mandíbula.
  • Riesgos oculares.
  • Discapacidad.

¿Un casco de moto tiene caducidad?

Por lo que respecta a la vida útil de los cascos de motorista, suele oscilar entre tres y cinco años. Con el transcurrir del tiempo, los materiales se van deteriorando. Y en la duración de un casco también influye su mayor exposición al calor o el frío, la frecuencia de utilización y la forma en que sea tratado por su propietario. A modo de referencia, los expertos aconsejan cambiar el casco de moto cuando:

  • El acolchado interior presente signos claros de deterioro debido a su utilización, la sudoración o el lavado.
  • El sistema de cierre empiece a fallar o, directamente, no funcione.
  • Las partes de plástico o resina se sequen o vidrien y no ajusten correctamente.
  • No existan recambios de pantalla ni mecanismos en el mercado.

Y, por supuesto, es aconsejable cambiar el casco de motorista tras sufrir un accidente de tráfico. O en el supuesto de que se caiga al suelo desde un altura considerable. Por ello, conviene tener mucho cuidado si se deja sobre el asiento de la moto o colgado del manillar. En situaciones así, debe llevarse a un centro especializado para que sus profesionales verifiquen:

  • Si la calota exterior presenta golpes, grietas o raspaduras de consideración. Si es así, lo más indicado es adquirir un casco nuevo.
  • Si existen deformaciones en la parte inferior y posibles holguras debido al deterioro del polímero. En caso afirmativo, no es recomendable continuar utilizando el casco.

¿Un casco de moto está asegurado?

¿Y qué sucede si un casco de moto ha quedado seriamente dañado después de un accidente de tráfico? ¿Está cubierto por el seguro? Sobre dicha cuestión, conviene tener claro que el seguro básico de Responsabilidad Civil, conocido popularmente como Seguro a Terceros, no contempla la cobertura del casco de motorista entre sus garantías.

Pero en Senassur, especialistas en seguros de moto a la carta, cubrimos un elemento esencial del equipamiento de motorista tanto en el Seguro a Terceros como en la cobertura opcional de Equipamiento:

  • Seguro a Terceros. En un siniestro de culpa con contrario, Senassur reembolsa hasta 250 euros si el casco de motorista resulta dañado.
  • Cobertura de Equipamiento. Contempla un reembolso de hasta 250 euros acumulables a la garantía de casco incluida en el Seguro a Terceros.

Asimismo, la Cobertura de Equipamiento, como extensión del Seguro de Moto a Todo Riesgo, cubre el resto de complementos de la indumentaria del conductor y los accesorios de la moto hasta 3.000 euros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Blog para corredores de seguros

Sobre Senassur

Bienvenido al blog de Senassur, la correduría de seguros especializada en seguros para vehículos.

Categorías

Senassur en Linkedin

siguenos en twitter

Sitios de interés

Senassur- Acceso Mediadores