Consejos para la vuelta a la oficina después del teletrabajo

Comentarios (0) Noticias Seguros

Cada vez son más las empresas que deciden regresar a la presencialidad. Compartimos unos consejos para que la vuelta a la oficina después del teletrabajo no les pase factura a los empleados y puedan aclimatarse a su nueva situación cuanto antes.

dos compañeros saludándose con el codo en la oficina

Gracias a la vacunación masiva contra la COVID-19 y un riesgo bajo de contagio, muchas empresas ya dan por superado el contexto de pandemia y se plantean volver a la normalidad. Bien estableciendo un modelo de trabajo híbrido, bien con un regreso total a la presencialidad. En cualquier caso, conviene tener en cuenta unos consejos para la vuelta a la oficina después del teletrabajo.

¿Una empresa puede imponer el trabajo presencial?

Llegados a este punto, algunos empleados pueden preguntarse: “Si soy eficaz teletrabajando, ¿mi empresa puede imponerme el trabajo presencial?”.

  • Al respecto, conviene recordar que el Real Decreto-ley 28/2020, conocido como ley del teletrabajo, establece que “el trabajo a distancia será voluntario para el trabajador y la empresa”.
  • De igual manera, la norma observa que la decisión de trabajar a distancia será reversible para la organización y el empleado. De ahí que los expertos adviertan que si la empresa solicita que regresemos a la presencialidad, no podremos negarnos. Porque, si bien es cierto que tiene la posibilidad de reclamarlo, un empleado no puede imponer el teletrabajo.
  • Este último, pues, debe ser pactado. Y lo normal es que se conceda si el estado de salud o la discapacidad del trabajador, entre otros factores, así lo aconsejan.
  • Asimismo, el Estatuto de los Trabajadores brinda la opción de “solicitar las adaptaciones de la duración y distribución de la jornada de trabajo, en la ordenación del tiempo de trabajo y en la forma de prestación, incluida la prestación del trabajo a distancia, para hacer efectivo el derecho a la conciliación de la vida familiar y laboral”.

En resumen, si teletrabajamos y la empresa decide que debemos regresar a la oficina, tendremos que aceptar dicha decisión. Pero está obligada a escucharnos si requerimos desempeñar nuestra labor de forma remota.

De ahí, como se ha explicado en el blog, que el trabajo híbrido (presencial y a distancia) comience a cobrar protagonismo. Y a ser valorado como el modelo laboral definitivo por las ventajas que aporta a organizaciones y trabajadores.

¿Qué beneficios proporciona el trabajo presencial?

Si llevamos mucho tiempo teletrabajando y nuestra empresa ha apostado por la vuelta a la oficina, lo primero que debemos hacer es ver el vaso medio lleno. Según los analistas del mercado laboral, la presencialidad aporta, entre otros, los siguientes beneficios:

  • Después de un periodo de aislamiento tan prolongado, el trabajo en la oficina debe contribuir a mejorar la salud emocional de muchos trabajadores. Aunque algunos empleados preferirán desempeñar su labor a distancia, otros desean trabajar fuera de su domicilio y hacer vida social.
  • Otra ventaja del trabajo presencial es que favorece la concentración y la productividad. En la oficina, los empleados no se distraen debido a asuntos como la atención que requieren los pequeños de la casa, las notificaciones del grupo de amigos de WhatsApp o el sonido del televisor que llega del salón. Pueden focalizarse más en su trabajo, evitando así las distracciones y la procrastinación.
  • Igualmente, la presencialidad fomenta la comunicación, el trabajo en equipo y el sentido de pertenencia a la empresa.
  • Y considerando que el factor humano influye en la ciberseguridad, las empresas asumirán menos ciberriesgos si sus empleados trabajan en la oficina. Al tener una menor protección, los teletrabajadores se han convertido en un objetivo prioritario para los ciberdelincuentes.
  • Por último, no todos los teletrabajadores tienen la suerte de contar con un espacio de trabajo exclusivo y ergonómico en su domicilio. Por el contrario, trabajar en la oficina es más positivo desde el punto de vista de la seguridad laboral.

A pesar de los beneficios que supone la vuelta a la oficina, es posible que muchos empleados se sientan inseguros. Y que, por diferentes motivos, les cueste regresar a un modelo presencial. Pensando en ellos, compartimos algunas recomendaciones para que el cambio sea lo menos traumático posible.

10 consejos para asimilar la vuelta a la oficina

Como sucede con cualquier cambio drástico, el regreso a la oficina puede pasar factura al principio. Pero poner en práctica algunos consejos nos hará más llevadera la vuelta a la presencialidad. Entre ellos, los siguientes:

  1. Elaborar un plan de contingencia. Para quienes tienen familiares a su cargo y han pasado todo este tiempo teletrabajando, la presencialidad les puede acarrear problemas de conciliación. Las responsabilidades domésticas es lo primero que se tiene que solucionar.
  2. Pensar positivamente. En muchos casos, volver a la oficina supondrá salir de la zona de confort que representa el teletrabajo. Si esto es así, lo mejor es olvidarse cuanto antes del trabajo a distancia y centrarse en los beneficios del trabajo presencial.
  3. Adaptarse al horario de oficina. Trabajar en casa evita desplazamientos y facilita dormir algo más o desayunar con tranquilidad antes del comienzo de la jornada laboral. Algo que cambiará con el regreso a la presencialidad. Establecer nuevos hábitos y adaptarse al horario de oficina una semana antes será de gran ayuda.
  4. Cumplir las medidas de seguridad. Las empresas han de elaborar un plan para que el trabajo presencial sea seguro. Independientemente de lo establecido en el mismo, una vez en la oficina es de sentido común hacer uso de la mascarilla, así como lavarse las manos con gel hidroalcohólico y mantener la distancia social.
  5. Evitar las distracciones. Curiosamente, algunos empleados trabajan más concentrados en su domicilio. Y en la oficina se distraen, por ejemplo, con los diálogos que mantienen otros compañeros de trabajo. No es sencillo, pero es importante aprender a convivir con el ruido en la oficina.
  6. Estrechar lazos con los compañeros de trabajo. Según los expertos, socializar es bueno para la salud mental. Hablar y relacionarse con compañeros de trabajo hará más llevadera esa transición del teletrabajo a la presencialidad. Además, algunos podrían encontrarse en la misma situación de inseguridad que nosotros.
  7. Descansar cuando sea necesario. Mayormente, el trabajo de oficina se realiza frente a un ordenador. Los expertos aconsejan descansar 10 minutos cada hora si se hace un uso prolongado de monitores.
  8. Aprender a desconectar. Una vez finalizada la jornada en la oficina, es importante saber desconectar del trabajo. Hay que desentenderse del smartphone y de las redes sociales empresariales. Y entretenerse practicando algún deporte, una actividad de relajación, un hobby, etc.
  9. Proponer un modelo de trabajo híbrido. Finalmente, como se ha explicado en el inicio del presente post, una alternativa interesante es pactar con la empresa el número de días u horas que habrá que acudir a la oficina. ¡El trabajo híbrido ha llegado para quedarse!
  10. Llevar un estilo de vida saludable. A todo lo expuesto, sumar una dieta sana o equilibrada, andar o hacer ejercicio periódicamente y dormir lo suficiente contribuye a que la vuelta a la oficina sea más soportable.

¿Cómo preparar la vuelta a la ‘ofi’ con seguridad?

Y a esto último también deben ayudar las propias empresas que decidan apostar por la presencialidad. Con el objetivo de garantizar una vuelta a la normalidad segura, en su plan de trabajo deben contemplar, entre otras, las siguientes medidas:

  • Accesos escalonados a las instalaciones.
  • Utilización de mascarillas homologadas y colocadas correctamente.
  • Cumplimiento de la distancia de seguridad.
  • Colocación de gel hidroalcohólico en puestos de trabajo y lugares estratégicos.
  • Habilitación de espacios aireados y con mamparas divisorias.
  • Uso de dispositivos individual para evitar que sean compartidos.
  • Mayor frecuencia en la limpieza y desinfección.

En definitiva, la vuelta a la oficina después del teletrabajo es una realidad. Y cada organización decidirá cómo implementa la presencialidad. El objetivo, de cualquier modo, es facilitar que los empleados se aclimaten cuanto antes. Para ello, las empresas han de generar ambientes y entornos seguros e intentar ser flexibles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Blog para corredores de seguros

Sobre Senassur

Bienvenido al blog de Senassur, la correduría de seguros especializada en seguros para vehículos.

Categorías

Senassur en Linkedin

siguenos en twitter

Sitios de interés

Senassur- Acceso Mediadores